Aún en el siglo XXI existen muchas empresas que, por su giro o función empresarial, deben imprimir e imprimir muchas hojas diariamente. Y aunque gran número de ellas han mejorado sus procesos de producción, aún les resulta necesario imprimir en papel.

Muchas de las recomendaciones y tips que negocios y empresas han adoptado para evitar el desperdicio de papel y gasto en tinta gira en torno a las siguientes ideas:

Imprime sólo lo necesario.

Muchas personas solían imprimir todo aquello que recibían de información. Ante tal situación son las empresas las que han implementado técnicas para que las personas ya no gasten papel y tinta. Una de las primeras prácticas es poner la leyenda en todos los mails para que los usuarios sólo impriman lo estrictamente necesario. Sumado a esto, han buscado que todos los mails no se impriman pues esa información queda guardada en la computadora y no se borra. También hay prácticas más estrictas en donde los jefes o supervisores autorizan una impresión para así evitar gasto innecesario.

Actualiza tu impresora
.
Con el avance de la tecnología también llegan grandes beneficios para el medio ambiente. Por medio de nuevos softwares y sistemas de impresión las grandes compañías del giro buscan el ahorro de tinta y papel, utilizando nuevas opciones para que una impresión salga con el menor uso de tinta y, también, puedan usarse ambas caras de una hoja sin necesidad que la persona tenga que voltear la hoja.

Recicla hojas.
Esta práctica es la más conocida por todos y es que siempre habrá hojas limpias por una cara o incluso por ambas, ya que pueden traspapelarse o sólo tener una pequeña impresión, lo que haya causado que ésta se vuelva “inservible”. Por eso si tienes hojas en tu trabajo o casa recuerda revisarlas antes de tirarlas y colocarlas junto a la impresora con la leyenda “Hojas recicladas. Utilízalas para tus impresiones”.